12 de agosto de 2008

Sintiéndome EVA

No, no es que me sienta mujer. La EVA de la que hablo es ésta:



Pues sí, me siento como la robot EVA de la película WALL-E.

Un robot centrado tan exclusívamente en su trabajo, en su misión, en su planta, que no se da cuenta de que hay algo maravilloso que está a su lado y que lo quiere.

Claro, las personas no son robots como WALL-E y te acaban enviando a la mierda si no les haces el caso que necesitan.