8 de julio de 2008

Tolerancia cero

Que lo oigan bien clarito:

No se te ocurra levantarLE la mano jamás