26 de octubre de 2007

Aún queda algo de sentido común

Leo en el Pais (link) que el gobierno italiano ha eliminado un polémico artículo de su futura ley de medios de comunicación.

Dicho artículo hubiese obligado a los bloggers italianos a registrarse como empresas editoriales y a pagar impuestos por su "empresa". A cambio, les darían un carnet de prensa.

Internet se escapa del control de los gobiernos y estos la temen porque es un lugar donde todo el mundo puede exponer sus opiniones libremente y de forma ¿anónima?. Este hecho conduce a que los gobiernos pretendan poner barreras a la comunicación para controlar los mensajes y eliminar aquellos que no se consideren oficiales.

Por suerte, la reacción de la comunidad no se hizo esperar y la presión social ha conseguido tumbar tan ridícula propuesta. En España no hicimos lo propio y ahora tenemos que lidiar con una ley de Internet (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico) que obliga a registrarse como sociedad a cualquiera que quiera tener una página web con dominio propio y pagar impuestos como sociedad (35%) si pones un "banner" por el que recibes unos céntimos de euro al mes.

Y, encima, no nos dan carnets de prensa para entrar gratis a los conciertos ni a los salones del cómic. Yo incluso hubiera pagado "algo" por tener un carnet de prensa y poder entrar a ver Dream Theater (2 Nov 2007) o Nightwish (14 Abr 2008) con acreditación. Igual hasta me salía a cuenta tener un blog ;)