30 de agosto de 2007

Una de mis nuevas camisetas

De vuelta de vacaciones he tenido que poner lavadoras, tenderlas, planchar... en una de esas, apareció esta camiseta que compré en Santiago de Compostela cuando estuve allí, hace ya casi un mes.

No tiene desperdicio.